Titulo proyecto y

El sitio arqueológico Tacuscalco, está ubicado entre los municipios de Nahulingo y Sonsonate en la zona occidental de país. Se reconoció su importancia en 1997 al ser declarado como bien cultural un espacio de 46 manzanas de terreno que abarcan un centro ceremonial dentro del sitio arqueológico, mediante el Acuerdo Ejecutivo N15-0583. La empresa Inversiones Fénix adquirió tres terrenos (dos en el municipio de Sonsonate y uno en Nahulingo) que suman 209 mil 837 metros cuadrados para llevar a cabo la construcción de la residencial Acrópolis Sonsonate.

El 15 de noviembre de 2016, Inversiones Fénix adquirió tres terrenos (dos en el municipio de Sonsonate y uno en Nahulingo) que suman 209 mil 837 metros cuadrados[1] por 2.7 millones de dólares. Fue así, como en julio de 2017, comenzó la construcción de la residencial Acrópolis Sonsonate por parte de Inversiones Fénix. Este es un proyecto urbanístico de 603 viviendas, que se ejecutó sin permisos ambientales válidos y correspondientes[2].

El proyecto urbanístico Acrópolis Sonsonate, representa una amenaza eminente y una completa vulneración de los derechos ambientales y de los derechos de los pueblos originarios.

En la dimensión ambiental, vulnera el derecho humano al agua, poniendo en riesgo el rio ceniza que no solamente se ve afectado por las aguas residuales que emana la residencial Acrópolis Sonsonate. Sino que este río es el único rio y este abastece a siete comunidades donde habitan aproximadamente 2 mil familias en el lugar[3] que abarca entre 4 mil a 5 mil personas; y, que además su agua sirve para el riego de una asociación de regantes que tiene alrededor de 600 usuarios en toda la zona sur de Sonsonate.

Dimensión cultural, este proyecto urbanístico ha vulnerado los derechos de los pueblos originarios. El sitio Tacuscalco tiene un valor cultural e histórico que es invaluable para la población indígena del país. Los tractores han socado y destruido al menos 3 mil años de historia y de patrimonio cultural. Los daños provocados por la maquinaria son irreparables. La destrucción de parte de este sitio, niega a los pueblos originarios el derecho a contar con espacios de espiritualidad, que fortalecen la memoria historia de la población indígena y que es parte de los derechos humanos.

El caso Tacuscalco logra visibilizar el fracaso de la institucionalidad del Estado tanto en materia cultural como ambiental. Esto logra concientizar a la población y, a partir de eso, las personas han ido identificando la importancia de la defensa del territorio y los bienes naturales. Sobre todo, vislumbra la discriminación, el racismo y exclusión que ha vivido históricamente la población indígena. Destruir un sitio sagrado como Tacuscalco, borra la memoria histórica de nuestras ancestros y ancestros, y coloca, la importancia del reconocimiento dentro del marco jurídico y en el imaginario social de los pueblos originarios.

 

[1] Unidad Ecológica Ambiental (UNES): Gestión sustentable del agua.

[2] Marvin Díaz, ‘’La ‘’negligencia’’ del MARN que permitió la construcción de Tacuscalco’’, Revista Gatoencerrado, (2017) La "negligencia" del MARN permitió la construcción en Tacuscalco (gatoencerrado.news)

[3] Marvin Díaz, ‘’Convivir con las heces fecales de desecha Acrópolis’’, Revista Gatoencerrado, (2019) https://gatoencerrado.news/2019/07/12/convivir-con-las-heces-fecales-que-desecha-Acrópolis/

1 casos