Sembrando Feminismos, Cosechando Resistencias

Uno de los ejes que trabajamos es la justicia ambiental donde buscamos contribuir a la defensa de los bienes naturales para que las niñas, adolescentes y mujeres tengan un desarrollo en armonía con la naturaleza.

Esta iniciativa surge como una necesidad de las mujeres en el municipio de Santo Tomás, de buscar alternativas para responder a la crisis económica que enfrentan nuestras familias, agudizada por la pandemia por el COVID 19. Donde acceder a alimentos se convirtió en un reto para nosotras, nos dimos cuenta de la necesidad de exigir soberanía alimentaria para nuestras familias y los territorios que pensamos.

Cultivar lo que comemos permite decidir lo que consumimos, recuperando la agroecología, recuperando los saberes de nuestras ancestras, que cuidaban y protegían el agua, la tierra, la semilla y los animales. Apostamos con este esfuerzo a resignificar que cultivar lo que comemos es una práctica feminista, que resiste frente a un sistema capitalista donde se explota nuestras tierras, nuestra agua, pone en riesgo el hábitat y los cuerpos de las mujeres y sus familia.

Seguiremos cultivando, porque cosecharemos más que una hortaliza, cosecharemos resistencia para un futuro digno para quienes nos preceden.